Neubau AHS Reininghaus

La escuela se construye en torno a un patio abierto, generador de la plaza, donde se produce la espera y el acceso.

IMG_1463.jpg

2020 | Concurso

Nueva Escuela de   

Secundaria, Graz.

Colaboración con:

Rodriguez Blanco

Arquitectos


Alejandro Mosquera

Entendemos la escuela como una extensión del espacio público de la ciudad. La escuela como ágora, como plaza y calle, un jardín luminoso como aquel de Epicuro donde aprender a ser ciudadano.

La escuela se construye en torno a un patio abierto, generando una plaza, donde se produce la espera y el acceso y donde el edificio recupera la escala amable de la ciudad histórica. Nos imaginamos una plaza habitada por un pequeño bosquete de abedules que aportará frescor en las estaciones cálidas y servirá para atenuar el impacto sonoro producido por el uso. La plaza se entrega a la ciudad mediante una gran escalinata con vocación de lugar de estancia, de anfiteatro. Sobre la plaza, las aulas, y bajo ella los espacios de mayor escala, salón de actos, biblioteca y gimnasios.

Las aulas se aterrazan en la dirección norte-sur, favoreciendo el soleamiento de nuestra plaza. Las terrazas se configuran a modo de cubiertas verdes sobre las que una ligera pérgola permitirá el crecimiento de plantas trepadoras, contribuyendo también a refrescar y reducir el ruido.

Hacia la ciudad, la escuela no quisiera tener fachadas, ni gestos ni muecas porque es parte de ella, un lugar de encuentro, de descubrimiento. Así, a nivel de calle, la escuela se desmaterializa permitiendo una visión cruzada este-oeste que nos desvela la complejidad de la sección y de un vistazo muestra el funcionamiento del mecanismo escuela: La plaza-ágora llena de estudiantes la escalera anfiteatro de acceso, los gimnasios en uso, la biblioteca y sus lectores, las actividades de la sala de usos múltiples. La escuela se nos muestra como “condensador social”, como comunidad educativa habitando, conviviendo, en un tiempo y en un lugar.

La escuela es además un mecanismo de control climático. Quisiera ser esta escuela simplemente un espacio, climatizado o termotopo que se significa en el paisaje en el que se inserta, en el drama de los actores que la habitan y en la legibilidad de sus propios sistemas de termorregulación, de sus instrucciones de uso.

El programa se desarrolla en una secuencia norte-sur, calle-escalinata anfiteatro, patio-ágora, acceso, sobre él, aularios y debajo zonas comunes. En el acceso son posibles miradas profundas que atraviesan el centro, tanto transversal como de forma vertical, propiciando tanto el entendimiento del edificio como el sentimiento de pertenencia a la comunidad escolar. La posición del gimnasio, la de las áreas comunes de las aulas de cada Kluster, en anillo, propician el encuentro casual, la mirada cruzada entre usuarios, fomentando la socialización.

El edificio debe entenderse como una ciudad, un entretejido de los temas “calle”, “plaza” y “pasaje”, con lecturas diversas y complejas, recorridos que cada usuario puede leer de manera personal, individual, sus deseos.

La escuela se construye con un basamento de muros y forjados de hormigon armado con vigas de gran canto que salvan el vano del gimnasio y sobre ella una estructura de vigas y pilares de madera laminada que sustentan forjados y muros de madera contralaminada, la envolvente se resuelve con una fachada trasventilada de madera y una celosia a modo de control solar, acústico y visual.

 

portfolio_es_Página_1.jpg
portfolio_es_Página_2.jpg
exterior-01_edited.jpg
portfolio_es_Página_2.jpg
interior-01.jpg

2020 | Concurso

Nueva Escuela de

Secundaria, Graz.

Colaboración con:

Rodriguez Blanco

Arquitectos


Alejandro Mosquera