Moisés

Abrió las aguas.


Una cicatriz que rompe la continuidad, que permite atravesar el monumento, cobijado entre sus pesados volúmenes, una abertura limpia, cicatrizada, a la espera del individuo que la atraviese. Visión focalizada, encañonada hacia el horizonte, generación de duda por lo que habrá, por lo que vendrá, por lo que se esconde al final del camino.


"La arquitectura es básicamente un contenedor de algo. Espero que disfruten no tanto la taza de té, sino el té"

Yoshio Taniguchi

17 vistas